domingo, 3 de febrero de 2019

Materiales para calorifugado, banda aluminio y lana de vidrio

La información para la redacción de este artículo se ha extraído de varias fuentes, entre las que destacamos www.calorifugado.es. Este artículo está centrado en los principales materiales utilizados en las instalaciones de aislamiento térmico; el aluminio para calorifugado y las fibras minerales (fibra de vidrio y lana de roca)

Los proyectos de calorifugado son comunes en las instalaciones o en equipos que trabajan con temperaturas superiores a la del ambiente, con el propósito de evitar pérdidas de calor que reduzcan el rendimiento de los mismos. Para reducir estas pérdidas de calor al ambiente, los ingenieros recurren a materiales aislantes –materiales con una conductividad térmica baja-, para recubrir los diferentes elementos que componen la instalación, como pueden ser tuberías, depósitos, motores, intercambiadores. Estos materiales, normalmente fibras minerales a su vez tienen que protegerse con un material más resistente, que los aísle del ambiente, para lo que se utiliza banda de aluminio o acero inoxidable para ambientes salinos o productos químicos corrosivos.

Para las instalaciones de aislamiento térmico se ha desarrollado la aleación AW-3003. Los aluminios de la serie 3xxx destacan por su alta resistencia a la corrosión y sus buenas propiedades para un fácil mecanizado. El aluminio 3003 se trata pues de la aleación más utilizad en las instalaciones de calorifugado. Como se ha comentado anteriormente  los aluminios de esta serie (aluminios al manganeso) tienen una conductividad térmica inferior, además de una mejor resistencia a la corrosión –para una mejor protección en caso de fugas de líquidos-. El aluminio 3003 se puede encontrar en los formatos más utilizados, como son chapas, bobinas y banda de aluminio –cortada a medida en función del proyecto a realizar-. Además sus características mecánicas  han sido optimizadas de manera que permiten trabajar en material con facilidad, adaptando su perfil al de los diferentes elementos de la instalación. El ancho comercial de las bobinas es de 1000mm y los espesores utilizados en la industria son 0.6, 0.8 y 1mm, aunque también existen bobinas de ciertos fabricantes con espesores superiores y anchos de 1500mm. Las chapas son pocos utilizadas en las instalaciones de calorifugado (únicamente para la fabricación de codos y empalmes), pues tiene un porcentaje mayor de deshecho –material no utilizable- que la bobina o la banda cortada.

En cuanto las fibras minerales utilizadas en instalaciones de calorifugado, destacan la lana de roca y la fibra de vidrio, que se fabrica a partir de vidrio fundido. Se trata de un mineral con una muy baja conductividad térmica, capaz de soportar temperaturas superiores a 700º sin sufrir deformaciones en sus características. Todo esto permite cubrir cualquier tubería o equipo de las instalación que queramos aislar sin tener que preocuparse por que pueda sufrir deformaciones o tensiones térmicas. 

Instalación aislamiento: calorifugado aluminio

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.