lunes, 27 de marzo de 2017

Chapa de aluminio coloreada mediante electroquímica

Introducción

En la prescripción de la chapa de aluminio que no hay necesidad de limitar el color al plata, pues existen una gran gama, traslúcidos y opacos. Además el acabado superficial se mantiene visible con el fin de mejorar su atractivo, a la vez que el baño mejora la resistencia a la corrosión de la lámina de aluminio, lo que convierte este material en una gran opción para ambientes de alta corrosión.

El color de la chapa de aluminio electroquímico

La superficie de las chapas de aluminio puede ser tratadas con una solución a base de ácidos fuertes –cromo, sulfuro y oxidantes- a alta temperatura para modificar el color superficial del aluminio. Durante años los colores obtenidos eran tenues y la capa superficial era demasiado fina para poder comercializar la chapa de aluminio coloreada mediante electroquímica. Hasta 1976 no se consiguió un proceso suficientemente estable de manera que se pudiera colorear la chapa con garantías. Esto fue posible mediante la deposición del ánodo de óxido de cromo, de manera que el material quedaba coloreado con una capa suficientemente gruesa, a la vez que proporcionaba una resistencia a la corrosión y al desgaste por abrasión.
Los diferentes colores se obtienen mediante el paso de la luz por la capa pasiva transparente de la solución electroquímica. En función del tiempo total del baño de la chapa de aluminio en la solución, el material adquiere un espesor de capa diferente, lo que afecta al color que reflejará posteriormente el material –dorado, azulado, rojizo, púrpura,….-, debido a la variación de longitud de onda de la luz. Hay que tener en cuenta que algunas aleaciones de aluminio no son aptas para este proceso, pues la capa de cromo puede terminar deteriorando el material e induciendo una posible corrosión del mismo.

Los efectos de la luz sobre la lámina de aluminio de color

Hay consideraciones a tener en cuenta a la hora de trabajar la chapa de aluminio coloreada, pues según se pliegue o doble la chapa afectará a la longitud de onda con la consiguiente incidencia en la reflexión de la luz. Pliegues mayores de 25º pueden provocar cambios de colores visuales en el aluminio que es mejor evitar si estamos buscando una homogeneidad en cuanto al color reflejado. Se recomiendan pues realizar pliegues amplios, o en caso de ser necesario realizar un ángulo estrecho colocarlo en la zona no vista del material. Otra opción sería realizar la superficie uniendo diferentes láminas de aluminio, con el fin de reducir los cambios en la reflexión de la luz que afectan al color. Es importante indicar que el color obtenido mediante el proceso electroquímico se mantendrá inalterado, no deteriorándose en ningún caso por la radiación solar o a medida que envejece. Por el contrario en caso de rayaduras, pliegues incorrectos u otros daños provocados en la capa de color son difíciles de ocultar, pues no es posible repararlos.

Las propiedades mecánicas de chapa de aluminio de color

Entre las precauciones ha tener en cuenta cuando se trabaja con la chapa de aluminio coloreado, el principal consiste en que este material no es apto para la soldadura, pues estropea la capa superficial, eliminando el brillo del aluminio. Por el contrario si se pueden utilizar pegamentos o masillas para realizar uniones o juntas entre chapas sin ningún tipo de problema.  Para las uniones se pueden utilizar remaches, tornillos u otras fijaciones mecánicas siempre que se realice el trabajo de manera a no estropear la superficie coloreada y se tenga en cuenta la posición del material y la inclinación de la luz sobre el mismo, pues podría afectar a la reflexión en las zonas remachadas o atornilladas.

Diferentes acabados de la chapa aluminio coloreada 

chapa aluminio color rojo

chapa aluminio color dorado

chapa aluminio color verde


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.